EL CASINO DE LA REINA.

Cuatro años después de la finalización de la Guerra de la Independencia Española (1808-1814) el Ayuntamiento de Madrid tuvo a bien regalar a Isabel de Braganza, esposa del absolutista Fernando VII, una pequeña y elegante casa de campo a las afueras de Madrid. Así, en lo que entonces se denominaba la “Huerta del Bayo”, propiedad del catedrático Francisco del Bayo y situada junto a lo que hoy es la Ronda de Toledo, se construyó el Casino de la Reina Nuestra Señora. 


Fuente: bibliotecavirtualmadrid.org. (1875). Plano de Carlos Ibáñez Íbero en el que se dibuja el Casino de la Reina, situado entre las calles de Embajadores, ronda de Toledo y Ribera de Curtidores, aún sin concluir.


Sería el año de 1818 cuando, una vez rematadas las obras de esta finca de recreo situada en una de las zonas más menesterosas de Madrid, le vino a ser entregada a su nueva propietaria para su uso y disfrute. Pocos meses después Isabel de Braganza falleció, pasando el regalo municipal a manos de su real esposo, Fernando VII.
 
Los altos muros que cercaban el Casino de la Reina tenían su puerta principal de acceso en la Ronda de Embajadores (hoy de Toledo). Realizada en hierro, granito y piedra caliza estaba decorada por dos pares de columnas dóricas, situadas a cada uno de sus lados, conjunto que se remataba por las esculturas de sendas parejas de niños sujetando un jarrón. Esta puerta fue posteriormente desmontada e instalada como acceso a los Jardines del Buen Retiro, en lo que hoy es la Puerta de la Independencia, donde aún se puede contemplar.


Fuente: hemerotecadigital.bne.es y memoriademadrid.es. A la izquierda la puerta del Casino de la Reina, en la ronda de Toledo. A la derecha la misma puerta en 1911, ya en su emplazamiento actual en El Retiro.


Tras cruzar la entrada al Casino se llegaba al extenso jardín diseñado sobre un terreno irregular. En él se había plantado una multitud de árboles diferentes, entre parterres de flores y grupos escultóricos, que formaban frondosos paseos con bancos para el descanso. En la parte más cercana a la calle de Embajadores se instaló una ría navegable, con su isleta y un puente chinesco de piedra. Dos estufas o invernaderos, una gruta artificial, fuentes y un cenador protegido por un enorme emparrado, eran algunos de los caprichos que esta finca contenía.


Fuente: memoriademadrid (1972). Restos del jardín del Casino de la Reina, hoy desaparecidos.


Una escalinata daba acceso al palacete neoclásico, situado al norte del recinto, edificio que hoy continúa en su mismo emplazamiento. Sus dos plantas y buhardillas fueron diseñados por el arquitecto Antonio López Aguado.


Fuente: man.es. Fotografía derecha: M.R.Giménez (2018). El palacete del Casino de la Reina al ser inaugurado y en la actualidad.


La decoración interior de este pequeño palacete era suntuosa. Su salón principal estaba recorrido por un zócalo de mármoles y en su techo se representó la “Alegoría de la donación del Casino a Isabel de Braganza por el Ayuntamiento de Madrid” por el pintor Vicente López Portaña.


Fuente: es.wikipedia.org. Fragmento de la "Alegoría de la donación del Casino a Isabel de Braganza por el Ayuntamiento de Madrid".


Ningún elemento de diversión faltaba en esta singular casa de campo que, ya en los primeros años sesenta del siglo XIX, sólo se utilizaba para recepciones oficiales. Su propiedad pasaría a manos del Estado y no del Ayuntamiento de Madrid, quien había costeado los gastos de su edificación. 

Poco a poco el Casino de la Reina sería desmantelado, utilizando su terreno y edificio para nuevos usos.  

El día 18 de marzo de 1867 se inauguró, de manera provisional, el nuevo Museo Nacional Arqueológico en lo que fuera palacete del Casino, ya sin la magnífica pintura de Vicente López, previamente trasladada al Museo del Prado. El Arqueológico contaba, entre otras secciones, con una importante colección numismática de ciento cincuenta mil piezas y tenía su entrada por la calle de Embajadores, número 68, abriendo al público los sábados de diez de la mañana a tres de la tarde. (Desde el año 1892 el Arqueológico ocupa su actual emplazamiento, en la calle de Serrano, número 13).


Fuente: hemerotecadigital.bne.es. Inauguración del Museo Arqueológico en el Casino.
 

Sobre los terrenos que ocupaba la ría navegable y el invernadero grande se construyó en el año 1881 la Escuela de Veterinaria. El edificio de estilo neomudéjar, diseñado por el arquitecto Francisco Jareño Alarcón, mantuvo su actividad hasta el año 1958, fecha en la que pasaría a la Ciudad Universitaria como Facultad de Veterinaria. El viejo edificio, tras una gran remodelación, se convertiría en el “Instituto de Enseñanza Secundaria Cervantes” en 1960. 



Fuente: veterinaria.ucm.es (1891). Edificio de la antigua Escuela de Veterinaria, hoy I.E.S. Cervantes.


La zona que circundaba el terreno correspondiente al Casino de la Reina comenzaría a ser urbanizada, alargando la Rivera de Curtidores y comunicando los barrios de la Huerta del Bayo con el de Peñuelas, durante la década de los años setenta del siglo XIX. 

Para mitigar, en la medida de lo posible, la precariedad de sus habitantes, así como la falta de centros educativos en esta zona de Madrid, se eligió la parte oeste del terreno del Casino para albergar el “Grupo Escolar Príncipe de Asturias” (hoy C.E.I.P. “Santa María”), que sería inaugurado en el año 1916, vinculado a la Institución Libre de Enseñanza. Aneja al colegio, también ocupó lo que fueron jardines del Casino la Escuela de Magisterio “Santa María” de la Universidad Autónoma de Madrid, hasta mediados de los años noventa del pasado siglo. 


Fotografía: M.R.Giménez (2019). Hoy el C.E.I.P. Santa María fue el antiguo Grupo Escolar Príncipe de Asturias.


Mucho ha cambiado el Casino de la Reina a día de hoy. Los magníficos árboles y aquellos parterres de flores desaparecieron en pos de las construcciones descritas y de algunas más. Sus bancos y fuentes pasaron a mejor vida hace más de cien años, dejando en su lugar un anodino parque que hoy en nada recuerda lo que aquel sitio fue. El palacete, milagrosamente salvado de la piqueta, es hoy un centro social para el barrio. 



Fuentes: 

bibliotecavirtualmadrid.org 
es.wikipedia.org
hemerotecadigital.bne.es 
man.es 
memoriademadrid.es 
veterinaria.ucm.es

Comentarios

  1. Gracias por recuperar la historia de este edificio y jardín. Actualmente el jardín está muy descuidado. Hay también algún equipamiento deportivo y un kiosco junto a la ronda, en la parte sur. El palacete juega un gran papel como apoyo y dinamización de las iniciativas sociales del barrio.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti por tu amable comentario, Ignacio.

    Efectivamente, del Casino de la Reina sólo queda el nombre de la calle y por eso merecía la pena conocer su historia.

    Aprovechamos para invitarte a seguirnos y suscribirte en nuestro canal de vídeos:

    http://www.youtube.com/antiguoscafesdemadrid

    Seguro que te va a sorprender todo lo más antiguo que aún nos queda en Madrid.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. En la calle casino, había un colegio de monjas (hermanas de la Caridad) yo estudié allí de 1985 a 1989. Hace unos años me enteré de que lo demolieron...teníamos unos jardines preciosos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tal vez te interese: