EL BAR CHUMBICA Y LA FUENTE DE LOS CUATRO CAMINOS.

Cuando en los años ochenta del siglo XIX Julián Sanz estableció su tienda de ultramarinos en la glorieta de los Cuatro Caminos, número 2 (que hoy se corresponde con el nº 8) esquina con la calle de los Artistas, esta zona de Madrid aún no sospechaba la importante expansión que se disponía a alcanzar tan solo tres décadas después. La actual avenida de la Reina Victoria era por entonces un pequeño camino llamado ronda de Aceiteros, la calle de Raimundo Fernández Villaverde era la ronda del Ensanche y la calle de Bravo Murillo se denominaba calle de la Mala de Francia, hasta la glorieta, y carretera de Irún en su parte norte.

Se puede decir que en esa época Madrid terminaba en la glorieta de los Cuatro Caminos, zona de enormes descampados, con míseras viviendas construidas por sus propios dueños y surcada por acequias de riego, pero pronto sería el lugar elegido para instalar el final de la primera línea del Metropolitano de Madrid - Sol/Cuatro Caminos - con sus cocheras (1919) y para levantar el conjunto de edificios más alto construido hasta entonces, denominados Titánic (1920-1923) por la forma de sus chimeneas y propiedad de la Compañía Urbanizadora Metropolitana. 

A mediados de la década de los años diez del siglo pasado Julián Sanz, aquel propietario de los ultramarinos del que hablamos al principio, vino a inaugurar el bar más afamado de la glorieta de los Cuatro Caminos titulado Bar Chumbica.

Fotografía: Amigos de Tetuán de las Victorias.
El bar Chumbica de la glorieta de los Cuatro Caminos en la segunda década del siglo XX.

El Chumbica era el bar con mejor situación de la glorieta de los Cuatro Caminos y servía también como centro de conexión para las ventas y compras más relevantes de las gentes del barrio y alrededores. Coches, casas, muebles, traspasos de locales, alquiler de habitaciones, etc. Cualquiera que tuviese algo que mercar se dirigía a este establecimiento para conseguir contactos.

Fuente: B.N.E. (1930)
Anuncio en prensa del Bar Chumbica.

Situado en una casa baja de la glorieta, que hacía esquina con el número 101 de la calle de Bravo Murillo, el bar Chumbica estaba dotado de una gran terraza-merendero y era famoso por sus bajos precios. Lo más barato de su menú era el vaso de recuelo con puntas (café cocido por segunda vez y restos de pan) al precio de 10 céntimos de peseta, en los años veinte del siglo pasado. 

Fuente: B.N.E. (1915)
Terraza del Bar Chumbica.

Un pavoroso incendio tuvo lugar en el inmueble del Chumbica el día 7 de enero de 1920, época en que el Ayuntamiento de Madrid tuvo a bien cambiar la denominación de la glorieta, que pasó a llamarse de Ruiz Giménez durante más de una década. El bar compartía el edificio, de una sola altura, con el restaurante “La Perla” y con una droguería. Mientras los dependientes de ésta última se hallaban realizando un preparado especial para suelos de madera, una chispa provocó la inflamación del producto y todo salió ardiendo. Los vecinos del barrio formaron una fila desde la droguería hasta la mitad de la calle de Bravo Murillo y fueron sacando los géneros de las tres tiendas. Uno de los testigos del siniestro fue Alfonso XIII, que detuvo su automóvil de dos asientos, descendió y se puso a curiosear.

Las pérdidas materiales fueron cuantiosas pero, por fortuna, no hubo daños personales. 

A finales del año 1926 el teléfono automático llegó también a Cuatro Caminos. La Compañía Telefónica Nacional de España, fundada dos años antes, invitaba por entonces a sus abonados a aprender el manejo de los aparatos e instaló mesas en varios locales de Madrid, con el fin de realizar sus demostraciones. Uno de los elegidos fue el Bar Chumbica, donde entre las 9,30 a 13,30 y 15,30 a 10 horas todos los días, incluso festivos, empleados de la compañía enseñaban el funcionamiento de los nuevos artilugios.

Fuente: Amigos de Tetuán de las Victorias (años 20 del siglo XX).
Vista aérea de la glorieta de los Cuatro Caminos. En la parte superior se aprecia parte de los edificios Titánic y junto al primero la terraza y el edificio del Bar Chumbica.

El bar Chumbica pasó a manos de Régulo Finol a principios de la década de los años treinta del siglo XX, quien modernizó el local. Además de su café expréss uno de los mejores de Madrid, el nuevo Chumbica ofrecía cerveza fresca y con excelente presión, desayunos inmejorables y la más escrupulosa higiene. Recibió quejas de los vecinos, en un artículo publicado en la prensa con el título “Contra los pulmones y la higiene”, por los olores y la humareda que producía su nueva máquina americana especial para confeccionar postres diferentes, que en realidad debía tratarse de una gran freidora. 

Fuente: Andrés Molina González. Amigos de Tetuán de las Victorias (1934)
Frente a la puerta del Bar Chumbica el quiosco de prensa y tras él la entrada del Metro de Cuatro Caminos.

Hasta el año 1957 el Chumbica se mantuvo abierto en la glorieta de los Cuatro Caminos, siempre con el eterno quiosco de prensa frente a su puerta. Hoy su edificio ya no existe; fue reemplazado por enormes inmuebles para oficinas en la década de los años sesenta del siglo pasado, cuando también se construyó el “scalextric” que atravesaba la glorieta y que, por fortuna, pasó a mejor vida en el año 2004.


Canal Youtube de Antiguos Cafés de Madrid
Fuente de Isabel II - La fuente viajera.


En el centro de la glorieta de los Cuatro Caminos hubo una fuente con historia, que no estuvo exenta de ajetreo. Conocida con el nombre de Fuente de Isabel II, fue proyectada por Juan Aranguren para celebrar la inauguración de las Aguas del Lozoya o la llegada de un caudal suficiente para abastecer de agua a los habitantes de Madrid, por entonces cada vez más numerosos.

La fuente sería inaugurada el día 24 de junio de 1858, en su emplazamiento provisional situado en la calle Ancha de San Bernardo. De esa ubicación pasaría a ser instalada en el centro de la Puerta del Sol en el año 1862, también para festejar el final de las obras de remodelación. Posteriormente fue a parar a la glorieta de los Cuatro Caminos, donde se mantuvo desde el año 1912 hasta principios de los años treinta del siglo XX. 

La Fuente de Isabel II fue desmontada y sus elementos guardados u olvidados, a excepción del gran surtidor que podía lanzar el agua a diecisiete metros de altura y que ya formaba parte del estanque situado junto al Palacio de Cristal, en el parque del Retiro. Actualmente el pilón de esta fuente se encuentra situado en la Casa de Campo, junto a la entrada del Puente del Rey.

Fotografía: M.R.Giménez y Manuel Chamorro (2014)

La glorieta de los Cuatro Caminos es hoy un lugar por donde la gente va deprisa, entra o sale del Metro, cruza apremiada por los semáforos y se apresura para coger los múltiples autobuses que en ella tienen parada. Los bajos edificios de otros tiempos han sido prácticamente sustituidos por otros gigantescos e impersonales, cuyas fachadas envían de forma insistente mensajes que el transeúnte no suele percibir. Sólo de vez en cuando es posible sorprenderse con el anuncio de una proposición que nos sugiere optimismo, tal vez ingenuo, pero siempre bienvenido.







Fuentes:

Hemeroteca de la B.N.E.
Prensahistorica.mcu.es
Hemeroteca del ABC.
Amigos de Tetuán de las Victorias-Facebook.
Bdh-rd.bne.es
Fuenterrebollo.com
Es.wikipedia.org

Comentarios

  1. Magnifico reportaje con datos poco conocidos y fotografías impagables. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. El Bar Chumbica fue toda una institución para el barrio de los Cuatro Caminos y aún hay vecinos que lo siguen recordando, al igual que la fuente que estuvo en el centro de la glorieta.
    Muchísimas gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Te esmeras mucho en tus trabajos de investigación de Madrid. Da gusto leerte para aprender lo que normalmente no sabe nadie.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Carlos, tu también realizas excelentes trabajos de fotografías y textos en tu blog.
    Un saludo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el Blog, yme encanta Madrid

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que te gusten las dos cosas. Salud.

    ResponderEliminar
  7. En "Amor se escribe sin hache" hay una mención al bar Chumbica.

    ResponderEliminar
  8. Estupendo blog que acabo de descubrir.
    Gracias por tan generosa aportación.

    ResponderEliminar
  9. María José, te agradezco muchísimo tu comentario y espero seguir contando con tus visitas.

    El Bar Chumbica fue muy popular y se cita en varias obras de autores a los que no solo gustaba ir a los cafés del centro de Madrid.

    ResponderEliminar
  10. Yo le conocí. Vivía en Garellano e iba todos los días al colegio Cervantes. Recuerdo a las mujeres "cerilleras" vendiendo tabaco al lado del bar Chumbica, pero en realidad eran otra cosa......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josele de la c/Avila10 de diciembre de 2017, 16:54

      Mi padre me tenia prohibido pasar por allí, por eso de las "cerilleras"

      Eliminar
  11. Parece que era el bar más conocido del barrio, por su extensión y por su ubicación.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. En la decada de los 50 yo estudiaba en el Colegio Centro General de Enseñanza, situado en Bravo Murillo, frente al Mercado Maravillas. Alguien puede comentar algo sobre ello....Gracias

    ResponderEliminar
  13. Allí se encontraba el cine Montija.Yo nací en la calle Topete hoy zona degradada.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por el artículo, es una pena no haberlo recibido antes ya que yo soy bisnieto del Fundador del café. El año pasado murió mi padre que se llamaba igual que su abuelo Julián Sanz y estamos seguro que le habría hecho mucha ilusión leer estas líneas sobre su abuelo. De nuevo muchas gracias, además hay una historia muy bonita que es que en la misma glorieta el hijo de Julián, Mariano Sanz mi abuelo, fundó el Cafe La Rinconada, ahí mi padre si que os podía haber aportado mucha información y fotografías, todavía conservamos una de las famosas bandejas que tenían los Camareros. Saludos Familia Sanz

    ResponderEliminar
  15. Una de las cosas por las que merece la pena el trabajo en este blog es, precisamente, saber que quienes lo leen pueden recordar sitios olvidados. Saber que os gusta, que os trae a la memoria personas o familiares que hicieron posible la historia de los cafés, es muy gratificante.
    Te doy las gracias por tu comentario.
    Si tuvieras información o fotografías del Café La Rinconada o de cualquier otro, no dudes que aquí serán bien recibidas y buscaremos su historia.
    Puedes enviarlas al correo antiguoscafesdemadrid@gmail.com
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  16. Yo de Cuatro Caminos recuerdo muy bien los almacenes Sarma, ahora Carrefour. Así como también Simeón y Cafés La Braña en Bravo Murillo. Me gustaría saber si en los años 50 ya existían. También si alguien puede decirme cómo era la calle Raimundo Fdez. Villaverde. Tengo entendido que había verbenas en verano. Muchas gracias. Yo crecí por esos barrios y me gustaría tener una visión de cómo era en la década de los cincuenta.

    ResponderEliminar
  17. Si estás atento a este blog, verás las respuestas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Fernandez Villaverde había en una acera: el cine Astur, El Hospital obrero, la colonia de viviendas de aparejadores, el Taller de precisión de artillería y los Nuevos ministerios.
      en la otra acera la Telefónica y mucho solar, Casa Antonio y Casa Huete y más salores.

      Eliminar
  18. Donde está hoy El Corte Inglés y la calle Orense se montaba en Julio la verbena del Carmen.
    Me puede alguien decir como se llamaba la cafetería conocida por su chocolate con churros que había en Princes esquina con Melendez Valdés o en Melendez Valdés esquina con arcipreste de Hita (hablo de los años 60). Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te refieres a la Cafetería Zulia, al menos se llamaba así en los primeros años 70, cuando yo frecuentaba la zona

      Eliminar
  19. Muchas gracias por tus comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Es un placer hablar de Madrid con gente que la siente y la quiere como a una amiga. Emilio

    ResponderEliminar
  21. Emilio, si deseas ver vídeos sobre la historia de Madrid, no dudes en visitar mi canal de YouTube en esta dirección: https://www.youtube.com/channel/UCCmQb2UTq-TNbf8Y8n7n6_w
    Seguro que te van a interesar, también. Si lo deseas, podrás suscribirte y estar al día de las novedades.
    Un saludo y gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  22. carmengarciaf88@gmail.com11 de septiembre de 2018, 20:57

    Gracias por este reportaje, Regulo Finol, fue mi abuelo, venezolano que regreso a Venezuela a finales de los años 30, con su mujer e hijos españoles. Mi madre siempre nos comenta sus recuerdos de niñez en ese Bar y como eran sus mesas y como aun cuando estallo el conflicto, ya no importo que mi abuelo dijera que era neutral, tuvo que irse. otra vez gracias por tu investigación ha servido para comprobar una historia familiar.
    otra cosa, tenemos otra laguna en nuestra familia, que paso con la sastrería rojas en la calle preciado? sabras algo de esto? Ya me dices algo...

    ResponderEliminar
  23. Yo solamente puedo decirte que en Internet venden una hoja antigua de un boletín con una fotografía de la sastrería Rojas de la calle Preciados 5. No puedo decirte más. Emilio

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias por vuestros respectivos comentarios.
    Un afectuoso saludo, para los dos.

    ResponderEliminar
  25. Tengo un gran recuerdo de CASA HUETE, y de haberle visto alli a la entrada, en la parte de atras del local tenia una gran terraza que bailabamos tan frescos en el verano en lo que hoy es AZCA

    ResponderEliminar
  26. Esa zona de Cuatro Caminos ha cambiado tanto... Recuerdo sus amaneceres, tal vez de los más bonitos de Madrid.

    Si lo deseas y te gusta la historia de Madrid, te invito a visitar y a seguirme en mi canal de vídeos, en esta dirección:
    https://www.youtube.com/channel/UCCmQb2UTq-TNbf8Y8n7n6_w/videos

    ¡Seguro que te gustarán!

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  27. Yo conocí el Chumbica de los años 50. Recuerdo que era un café muy concurrido, con apariencia un poco anticuada. Mis padres todas las tardes tomaban café en él. En los años 50 ya no existía el merendero y había un local de cabinas telefónicas y una tienda de menaje en su lugar.

    ResponderEliminar
  28. Manolo, muchas gracias por compartir esos recuerdos sobre el Chumbica, tan importante en otros tiempos en la glorieta de los Cuatro Caminos.

    Como veo que te gusta Madrid, te invito a visitar los vídeos que hacemos en nuestro canal de YouTube, en este dirección: https://www.youtube.com/antiguoscafesdemadrid

    Seguro que te van a gustar y querrás suscribirte ¿A qué si?

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  29. En los años de la Repūblica, ya cerca del 36, debiö el Chumbica estar arrendado, traspasado o vendido el local a unos socios cuyos apelkidos no se corresponden con los citados anteriormente. Lucio, el mayor, en diciembre del 36, estuvo a punto de ser detenido por los republicanos, fue un aviso de lo q podría sucederle y pasó la guerra escondido. Félix, tras la guerra se hizo cargo del ambigū del cine Avenida hasta su jubilación en los 60, mi padre en el 41 tomó un local en Carmen q todavía sigue abierto. El Chumbica desapareció, creo, q antes de mediar los 50. Lucio habīa fallecido y su hijo menor abrió Yucatán el la Glorieta de Bilbao. De pequeño frecuentaba Reina Victoria y pasaba x la puerta del Chumbica, creo recordar el mostrador frente a la entrada, pero si tengo muy clara de imagen de la fachada y la terraza q me llamaba la atención xq seguramente era la unica edificación que veía en Madrid con esas caracteristicas. Planta baja y terraza. No sė quien vendiö el solar donde se encuentra un edificio mastodöntico q sustituyö al Chumbica. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, muchas gracias por aportar estos interesantes datos sobre el Chumbica.
      Los datos aportados en el texto están sacados de la prensa del momento; los arrendamientos u otros cambios, no se reflejaban entonces.
      Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  30. Yo que nací en una de las casas de la Glorieta, en la que sigo viviendo, recuerdo que en el mejor estilo de los mástiles, a este Bar se le llamaba el "chumbi".

    ResponderEliminar
  31. Donde dice mástiles debería decir "Madriles"

    ResponderEliminar
  32. Hola, buenas noches. Me llamo Carmen Saldaña, y mi familia tenía un comercio situado en Bravo Murillo 89: Papelería Saldaña, fundada por mi abuelo en 1944 y que cerró sus puertas en 1995 con la jubilación de mi padre.
    Estoy buscando fotos antiguas de esa zona para ver cómo era en esa época nuestra querida tienda. He encontrado muchas páginas de Madrid e imágenes pero no doy con ninguna clara.
    Las cocheras de Cuatro Caminos tenían una entrada justo al lado de la papelería, en la calle Virgen de Nieva, a 10 metros de la puerta, pero tampoco veo una panorámica en la que pueda ver lo que quiero.
    Alguien podría echarme una mano por favor?
    Mil gracias por adelantado!!!🙂

    ResponderEliminar
  33. Mi dirección de correo electrónico es: carmenmad4@hotmail.com
    Gracias!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tal vez te interese: