PALENTINO Y OTRAS TIENDAS DE LA CALLE DEL PEZ.


Mucho se habló de la desaparición del Palentino a su cierre y aún antes del año 2018. El último bar de barrio por las mañanas y de copas durante las noches. 

Fotografía: M.R.Giménez (2013). El desaparecido bar "Palentino" de la calle del Pez, en Madrid.

Ubicado en la calle del Pez, número 8, sabía congregar al vecindario de café con leche y churros, al de sol y sombra, al del bocata de media mañana y a quien entretenía el rato viendo la televisión junto a alguna bebida que perduraba demasiado. Así era este bar cuya clientela asidua se conocía de antiguo.

Por la noche la cosa daba un brinco y se convertía en algo muy diferente. Al reclamo de sus precios populares comenzó a llenarse de otro tipo de parroquia más joven, hasta el punto de necesitar una regulación para su acceso. 

Fotografía: M.R.Giménez (2014). El antiguo bar "Palentino" al anochecer.
 
Inaugurado a principios de los años cuarenta del pasado siglo, Palentino había modificado poco su diseño: fachada de negro mármol, frisos plásticos en las paredes, lámparas y techos de un retardado art dèco, grandes lunas de espejo por todas partes y un largo mostrador situado a la derecha de la entrada. Sus grandes ventanales mostraban el interior de este bar, quizá demostrando que en él no había trampa ni cartón.

Fotografía: M.R.Giménez (2017). Interior del antiguo bar "Palentino".
 
El edificio anterior al actual, situado en el mismo lugar de la calle del Pez y esquina con la plaza de Carlos Cambronero, también contuvo un bar. Hay noticias, en el año 1935, del traspaso de este local para tal uso. Negocio efímero fue este bar, debido a que después de la Guerra Civil Española hubo que derruir la construcción, tras los terribles bombardeos de esta zona de Madrid. 

Fuente fotografía izquierda: bdh.bne.es (Entre 1936 y 1939). Fotografía derecha: M.R.Giménez (2019). Mismo rincón de la calle del Pez de Madrid, con ocho décadas de diferencia.

La calle del Pez, importante por sus palacios (Bornos, Baena, Cheste y Bauer), estuvo plagada de comercios, muchos de ellos ya centenarios, que han ido desapareciendo en el tiempo.

Nada menos que ciento veintitrés años se ha mantenido abierta, en el número 30 de esta calle, la tienda de ropa infantil más antigua de Madrid. “La Moda”, con su niño comiendo chocolate tras los cristales del escaparate, se marchó para siempre en los primeros meses del año 2019. 

Fuente Fotografía izquierda: Ángel Viñuales de "La Moda" (aprox. década años 50). Fotografía derecha: M.R.Giménez (2010) del niño comiendo chocolate.
 
A tres años de cumplir su centenario cerró “Calzados Penalva”, en el número 5, que en el año 1916 ya vendía alpargatas y más tarde se especializó en zapatos infantiles. Este comercio, al igual que “Almacenes Asturias”, con ropa de caballero y “Los Telares”, de textil para la casa, se situaron en locales alquilados al Convento de San Plácido (1913), cuyos espacios han sido ahora asimilados por el edificio.

Fotografía: M.R.Giménez (2007). Tres tiendas establecidas en del Convento de San Plácido y hoy desaparecidas: "Penalva", "Almacenes Asturias" y "Los Telares".

La calle del Pez cambió su nombre por el de calle Moriones entre los años 1868 y 1874, época conocida como el Sexenio Revolucionario. Antes de esas fechas, en el año 1865, un pastelero llamado José Barquín vino a instalar su negocio en el número 7 de esta vía. Su bonita tienda, llena de artísticos expositores de madera tallada y cristal, sería reemplazada por la “Pastelería Hernández” que, como todas las tiendas antiguas, tenía una cobradora del importe de la compra instalada en una pequeña cabina situada a la salida del establecimiento. Una obra de modernidad dio al traste con toda la decoración decimonónica, cambiando las artísticas maderas por el brillante aluminio. Treinta años después la pastelería del número 7 de la calle del Pez pasó a llamarse “V. García”, continuando la tradición del horno propio. En el año 2015 desapareció para siempre el dulce olor a dulces de esta calle.

Fotografía: M.R.Giménez (2013). Calle del Pez, nº7, donde estuvieron las pastelerías de Barquín, Hernández y V. García.
  
La calle del Pez también tuvo cines. El primero fue llamado “Coliseo Ena Victoria” y se inauguró en el año 1907. Un gran incendio dio al traste con el viejo barracón de madera y con las películas de cine mudo que proyectaba.
Con el tiempo vino a inaugurarse el “Cine Pez”, en el mes de noviembre de 1948, local de los llamados de sesión contínua, que algo más de dos décadas después pasaría a ser el “Teatro Alfil”.

Fuente fotografía izquierda: memoriademadrid (1907). Fotografía derecha: M.R.Giménez (2019). "El Coliseo Ena Victoria" estuvo en el actual nº 5 de la calle del Pez. "El Cine Pez" hoy es el "Teatro Alfil" y se encuentra en el nº 10 de la vía.

Hoy la calle del Pez está llena de negocios de restauración. Bares, restaurantes y coctelerías ocupan aquellos locales que dejaron las antiguas tiendas de barrio. Pero a mediados del siglo XIX esta calle también tuvo sus cafés con espejos en las paredes, columnas de hierro forjado, veladores y divanes forrados de terciopelo, como el Café de San Antonio, situado en el número 1, con su famoso billar y sus conciertos de música o el Café del Pez, de cante y baile flamenco, en la esquina con la calle de Pozas.

La historia de estos dos antiguos cafés de la calle del Pez se puede leer pulsando sobre sus correspondientes nombres subrayados.



Fuentes:

Ángel Viñuales de “La Moda”
bdh.bne.es
hemerotecadigital.bne.es
memoriademadrid.es
somosmalasana.elperiodico.com

Comentarios

  1. Hola Charo
    Estuve hace años recorriendo la calle del Pez porque tiene una auténtica casa a la malicia que sufrió ciertos cambios. Me quedan muy pocas fotos. La visité y se encuentra en el nº 31, cerca de una Santería. No sé si sigue todavía la santería. Es realmente muy curioso ver la cantidad de casas antiguas que tiene esta calle.
    Anne

    ResponderEliminar
  2. Sí, Iris, la calle del Pez es una historia en sí misma. Comercial y muy transitada, ha permutado sus centenarios establecimientos por modernos bares y restaurantes. Pero sigue siendo una calle con leyenda y magnífica para darse una vuelta por ella.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. El Palentino ha desaparecido. En ese lugar han abierto otro bar completamente diferente porque hasta han cambiado la barra de sitio. Ya no se puede decir que sea el Palentino aunque conservan el nombre para aprovechar la gran fama que tenía.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Palentino desapareció para siempre al igual que tantos otros comercios de la calle del Pez.
    Este artículo trata de rescatar del olvido a todos aquellos negocios de esa calle que ya no existen.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Felicitarle por su gran labor por dar a conocer Madrid, ¿sabría decirme algo de la cafetería Dos Pasos en Pez esq. a San Bernardo, el nombre Doss Pasos tiene su intringulis, no?

    ResponderEliminar
  6. Esta cafetería tiene más de cincuenta años, con el mismo nombre. Parece que su dueño era bastante admirador de John Dos Passos y de ahí su nombre. Al traspasar el negocio pidió que nunca que cambiara la marca.

    Alfredo, gracias por tu comentario y por las felicitaciones para el blog.

    Sólo decirte que también tenemos un canal de Youtube, en esta dirección:
    http://www.youtube.com/antiguoscafesdemadrid

    Creo que te gustarán los vídeos que hacemos y, si lo deseas, puedes suscribirte a él. Así podremos hacer que lleguen a más personas.

    Un saludo y repito las gracias.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por contestarme M.R., un día pregunte dentro y me mraron de una manera especial. ¿No sabe mas de este Sr.? Le sorprendera si le dijo que hubo varias cafeterias en Madrid con el mismo nombre. Si me permite una pregunta. ¿No se si conocera el corte de Berlanga "Se vende un tranvía", en é´l sale un cafe de la Gta. de Bilbao, en los bajos del eddificio de "El Ocaso" no sabría como se llamaba?https://www.dailymotion.com/video/x3ocbak?fbclid=IwAR2zogNt8D6mGynXGuc7a769ch6W439V8Q_CgI03i-viP4HZFNeu2ZYkU8k

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué tal, Alfredo? Espero que vaya todo bien.
    El café bar que aparece en la película de Berlanga era el Marly,llamado así antes de la Guerra Civil y luego, por imperativo legal, fue renombrado como Marlin.
    En la película se le cita con el nombre de Café Oriental, antiguo negocio que había desaparecido ya de la Puerta del Sol. (Puedes buscarlo en mi blog).
    Un saludo y espero verte mucho por mi canal de vídeos de Youtube. Ok??

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias M.R. por tu respuesta y por la rápidez en contestarme. Salud.

    ResponderEliminar
  10. Mi abuelo trabajó en el café Marly, luego Marlín hasta que se jubiló. Aunque lo llamaran Marlín después de la Guerra, mi abuelo siempre se refería a él como el Marly. El nombre provenía del antiguo Marly de París. Allí se reunían periodistas del diario El Sol. Desafortunadamente hay muy poca información sobre este café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su valiosa aportación a la historia del café Marly, seguro que M.R. lo guardará en su archivo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Eulalia y Alfredo, por vuestros comentarios.
      Deciros que el Café Marly, que efectivamente tuvo que cambiar su nombre tras la Guerra Civil, se situaba en la glorieta de Bilbao esquina con la calle de Fuencarral. En la película "Se vende un tranvía" (1959) de Luis García Berlanga hay una escena rodada en él.

      Quisiera invitaros, de paso, a conocer y suscribiros al canal de vídeos de este blog, sobre la historia de Madrid, que podréis encontrar en YouTube.

      Esta es su dirección: http://www.youtube.com/antiguoscafesdemadrid

      Seguro que lo encontraréis muy interesante.

      Un saludo afectuoso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Tal vez te interese: